Nuestros Valores y Filosofia de Trabajo

En la página web de nuestro Bufete, se puede ver la siguiente máxima, escrita justo debajo del símbolo de la Justicia, -la balanza-, por cierto, intencionádamente inclinada hacia el lado derecho, que es el lado donde situamos el interés de nuestros clientes, que así “vencen”.

Y , en ella, podemos leer:

“Preparados, dispuestos para todo”

Hemos elegido esta frase como máxima porque consideramos que sintetiza a la perfección el ideario de nuestra actividad profesional.

Como los Jurisconsultos de la antigüa Roma, nuestro Despacho presta sus servicios jurídicos en los tres momentos temporales clásicos, pero gestionándolos en la actualidad, y dotándoles de un gran sentido práctico; en aras de encontrar soluciones rápidas y eficaces. Así:

I.- RESPONDERE:

Atendemos a todas las consultas sobre cuestiones jurídicas que nos plantean nuestros clientes. Somos capaces de escuchar y comprender sus problemas.
Somos accesibles, porque consideramos que adelantarnos y actuar, es mejor, en la mayoría de los casos, que símplemente reaccionar ante los problemas.

II.-CAVERE:

Aconsejamos a nuestros clientes sobre las formalidades y requisitos de los actos, contratos y negocios jurídicos en general. Pero, todo esto, que es la regla, lo hacemos de una manera personal, y “personalizada” que nos otorga,- hemos comprobado-, un valor diferenciador con otros bufetes, que valoriza nuestro trabajo ante los ojos de nuestros clientes. Y es que lo que los abogados, en general, denominan, “casos”, nosotros, -coincidiendo con el sentir de nuestros clientes-, los denominamos “problemas”.

Sabemos que vds. desean que encontremos soluciones creativas a los “problemas” que nos plantean, y no solamente que les aportemos los meros indicadores jurídicos y caminos legales. Porque la vida no es una clase de teoría del Derecho; es una sucesión concatenada de problemas que si no se les dá la solución adecuada, en el momento adecuado, devienen en graves conflictos sociales, familiares, o personales. Vivir sin problemas es una utopía, yá lo sabemos, pero vivir con los problemas solucionados o en vias de pronta solución, equivale a vivir mejor, y ,probáblemente, más tiempo. Ello es, en términos modernos, parte de lo que se conceptúa globálmente como “calidad de vida”.

Nuestro Bufete utiliza la Ley para encontrar las soluciones adecuadas a los problemas de nuestros clientes, pero yendo más allá de lo que, simplemente, prescriben los Códigos. Con ello se les aporta una solución eficaz, rápida, y lo menos costosa posible.

Para ello, estudiamos cada caso, a fin de reconocer y detectar los aspectos prioritarios y secundarios del mismo; de identificar las necesidades, y decidir cuáles, de entre ellas, resultan ser las verdadéramente importantes, y cuales las secundarias. Así, tras identificar las necesidades; las graduamos en importancia, y, después, exponemos a nuestros clientes:
Las prioridades y los riesgos de cada actuación.
Los caminos que se pueden tomar para su resolución.
Los resultados que se pueden obtener en cada caso; los posibles y los probables.

Todo ello, de forma realista, y no en base a lo que le gustaría al cliente. Sabemos, pues, decir “no”, sin miedo.
Estamos preparados para ofrecerles soluciones, rápidas, y eficaces.

III.- AGERE:

Representamos a nuestros clientes en el juicio, y en la dirección del proceso, indicandoles las acciones a ejercitar, los plazos a cumplir y los procedimientos a seguir, para cada cada caso concreto, y en el convencimiento de que judicializaremos su problema, sólo como “última ratio” ( la última opción). Recuerden la frase: “es mejor un mal acuerdo que un buen pleito”.

Defenderemos sus intereses, sin injerencias de intereses propios ni ajenos; haremos del caso que nos plantee, de su problema, “nuestro problema”.

Image